Circuitos de información al interior de las fronteras del reino antiguo de Mari

 

 

     Verónica G. Lazarte [1]

 

 

 

 

 

Introducción

 

En los Estados antiguos, donde la riqueza de los reinos se establecía sobre los hombres,  tierra, animales y  agua, considero que el control sobre todo lo que acontecía al interior del territorio, fue clave también para su estrategia de gobierno y administración. El período elegido para abordar la temática de los circuitos de información al interior de la frontera del reino antiguo de Mari es el reinado de Zimri-Lim último rey mariota (1780-1758), intentando rescatar desde los documentos la noción de frontera administrativa. [2]

La obtención de la información se basó en una red de informantes que desde los diferentes cargos administrativos debían registrarse por escrito y emitirse prontamente al soberano,  teniendo un lugar estratégico los gobernadores de los distritos administrativos.

Los documentos textuales –tablillas de arcilla-, recuperadas por la arqueología, nos brindan las siguientes características: la utilización de la lengua acadia como lengua franca y como señala Liverani “(...) una terminología técnica y la fraseología política, llenas de calcos y de préstamos semánticos para reproducir una visión sumamente común, aunque algo convencional, de las relaciones políticas.” [3]   La cantidad de documentos y cartas emitidas al interior de la frontera mariota, nos remite a reflexionar sobre dicho concepto y sobre las responsabilidades de quiénes debían informar. Todas ellos provenientes del sector estatal,  aportan además otras situaciones no menos importantes, donde los actores son denominados por la pertenencia a una parcialidad tribal, referencias a fugitivos, desertores, enemigos, y con estas realidades el Estado acciona y plasma su  visión de esos otros ya sean grupos o individuos. La profesión de escribas,  que para estas épocas significaba  pertenecer al grupo selecto de la sociedad, fueron los redactores de los documentos y cartas. Por ello Bouvet propone catalogar a las cartas antiguas como “género de élite”. [4]

Es interesante destacar un rasgo de la fuente epistolar, en palabras de Nora Bouvet en ella se plasma “(...) una comunicación diferida en el tiempo y en el espacio (el presente del que se escribe no coincide con el presente del que lee)(...) se asocia –la carta- al mito de la sinceridad, la transparencia y la espontaneidad de la escritura sobre la que no se vuelve(...)” [5] .  Pero las lecturas que haremos de ellas será siempre desde nuestra temporalidad. Nuestros cuestionamientos buscarán respuesta en ese ayer que poseía sus propios códigos de transmisión tanto oral como escrito. Tomando las reflexiones de Di Bennardis para el tratamiento de las fuentes “(...) lleva a  privilegiar la relación texto-contexto, es decir, a considerar las condiciones materiales e ideológicas en las que el texto fue producido y consumido. No hay duda que la reconstrucción de un contexto alejado siempre conlleva el riesgo de caer en el anacronismo, lo que exige que el historiador no sea el único protagonista, con sus interrogantes, sino que permita al texto hablar, que aprenda a escucharlo. Esto implica un diálogo más exigente entre texto y contexto, y, entre código cultural del productor y código cultural del investigador”. [6]

 

 

 

 El Reino de Mari

 

 

La indagación se centrará en la región del río Éufrates medio donde se construyó la ciudad que dio vida al reino antiguo de Mari y que es hoy el sitio arqueológico Tell Hariri en Siria. La antigua ciudad de Mari fue la capital del reino y junto a otras tres ciudades, Terqa, Saggaratum y Qattunam, conformaron  los cuatro distritos administrativos.

El emplazamiento de la ciudad de Mari fue fruto de un diseño y el sistema fluvial, conformado por el  Éufrates y sus afluentes, Habur y Balih, contribuyeron al sistema de producción agrario que sustentaba la mayor parte de la economía con la apertura de canales realizadas con herramientas de bronce, para el riego de los cultivos de cereales, que se complementaba con las zona de estepas situadas al oeste del Trigris, al norte en la zona denominada por W. Heimpel “…Hilly Arc (…) la secuencia de arrecifes largos y angostos que marca el margen sur de las tierras altas de Anatolia y el margen suroeste de las tierras altas de Persia en la forma de un arco, separados de las tierras altas de Anatolia por las planicies norte…” [7] donde se practicaba el pastoreo de rebaños caprinos y ovinos bajo la supervisión del estado.

La ciudad de Terqa se ubicaba hacia el noroeste de Mari por la corriente del río. Allí se construyó el templo más importante al Dios Dagán, deidad de gran importancia dentro del panteón religioso. Saggaratum se encontraba en la zona de confluencia del Habur con el Éufrates y Qattunan era considerada la capital de la zona del valle del Habur, de ésta proviene gran cantidad de documentación debido a los reportes palaciales con respecto a las diferentes situaciones que se daban con los asentamientos que estaban emplazados más  hacia el este y el norte.  Todos estos distritos enviaban permanentes reportes a la ciudad capital y todas las riquezas eran mayormente  transportadas por río para su distribución.

Los distritos no eran los únicos sitios que conformaban el reino, se conoce por medio de la documentación de otros sitios que estaban más alejados geográficamente de Mari, como ser Shubat-Enlil, Hanat, Suhum, Yabliya, Harte, Id. Toda la amplitud del territorio estaba habitado para el Bronce Medio por poblaciones de origen semita occidental compartiendo este origen con Hammurabi -rey de Babilonia-. 

La sociedad mariota, perteneciente al grupo amorreo estaba subdividida en parcialidades: por un lado el grupo mayoritario lo conformaba la tribu, (en acadio limum), que contenía bajo esta categoría a los Numha, Yamutbal, Sim’al y Yamina. Vuelvo a los argumentos de Heimpel, quien considera que las dos últimas tribus pueden considerarse como un “par por que constituyen la mayor parte de la población del reino de Mari y también en cuanto a que Sim’al significa ‘izquierda’ y Yamina ‘derecha’. Y por otro lado y en menor proporción  el clan o gayyum. Ambos combinan un sistema mixto de apropiación del espacio, conjugando el factor sedentario de las ciudades y aldeas  con el seminómada, vinculando las prácticas del  pastoreo y la agricultura.

El ocaso del reino se debe a la victoria de Hammurabi rey de Babilonia en 1758 a.C. La destrucción por el incendio del palacio en manos de las tropas babilonias en Mari, llevó a una conservación de las tablillas de arcilla que, gracias al trabajo de la arqueología, la filología y la historia, nos han podido brindar un corpus documental que supera el número de 20.000 testimonios.

 A su vez el origen de éstas se corresponde con la burocracia administrativa de las antiguas ciudades del reino mariota y su grupo de escribas, quienes trasladaban por medio de la escritura todo tipo de reportes y aquí radica la importancia del corpus, haciéndonos llegar una sociedad viva donde el registro escrito fue clave para el funcionamiento de la realeza.

 

 

 

Administración y circulación de la información

 

 

En la geografía mesopotámica, la práctica de la agricultura dio vida a las ciudades y delineó las relaciones donde “(...)Las diferentes zonas favorecen o imponen diferentes estilos de vida,  que a menudo han coincidido con divisiones étnicas y políticas y, en consecuencia, tienen un impacto directo en la historia.” [8] El surgimiento de los Estados en estos ámbitos, siguiendo el planteo de Cristina Di Bennardis, tiene significaciones múltiples:  “El estado, desde su aparición y sus primeras conformaciones históricas de carácter limitado –las ciudades-estado- implica ya procesos que conducen a situaciones (de) sometimiento, debilitamiento de las redes parentales, desestructuración de la familia por empobrecimiento, censo, tributación, levas y el consecuente aumento de la intensidad del trabajo para cubrir los tributos y obtener bienes de ostentación y prestigio, no libre movilidad, cuasi desaparición de las tierras comunales y debilitamiento de las autoridades locales. (...) el estado al emerger, ejerce una acción de violencia y discriminación sobre el conjunto de la población que no integra su aparato, que queda excluida de los beneficios de la concentración de la riqueza, la apropiación de la fuerza de trabajo y de los bienes de producción.” [9]   

Muchos de estos actos de gobierno han quedado registrados; aquí hay que enfatizar que el  poder del soberano sentaba sus bases en los elementos tanto tribales como urbanos. Él debía ser informado de todo lo que acontecía, la fragilidad política de la dinastía y el temor de una penuria económica hacía que se impusiera en todos los distritos administrativos un sistema de control y de información para transmitir al rey con la mayor cantidad de detalles posibles lo acontecido.

Los temas de carácter más urgente tenían que ver con aspectos económicos y sobre todo del movimiento y / o desplazamientos de los extranjeros, éstos podían ser tanto  los reyes de Estados vecinos, como beduinos de zonas fronterizas. De esta concepción se desprende la intensa colaboración de los funcionarios en sus diferentes jerarquías, que  se veían obligados por su función y por lealtad al rey de informar e incluso inculpar a otro funcionario en caso de no comunicar al palacio de lo que acontecía. También se han podido establecer una intensa comunicación entre los diferentes gobernadores alertándose sobre diferentes situaciones.

 En el caso de los gobernadores sapitum, tenían a su cargo “administrar su distrito, satisfacer los deseos o aspiraciones del palacio de Mari y al rey e informar él mismo de lo acontecido en su lugar” [10] pero además debían velar por la celebración de las fiestas religiosas, fijación de las normas de trabajo y de las raciones para el personal del palacio, mantenimiento de los canales de riego, envíos de granos a otras partes del distrito, controlar a las tropas y a otros conjuntos poblacionales que pasaban por el territorio y muchas veces se valían para cumplir con su deber de informantes de verdaderos actos de espionaje. Toda la información se remitía a la ciudad de Mari, sobre todo en el período de Zimri-Lim,  por ser la capital del reino y donde generalmente se enviaban a los de origen extranjero para ser interrogados en la residencia bit naptarin, para conocer y supervisar las actividades e intensiones que podrían tener relación con el reino de Mari. Los jefes de pastores, no estaban al margen; debían también ellos informar y colaborar con los funcionarios locales.

 El término acadio para definir la frontera es patum [11] , pero esta palabra no sólo se aplica para la noción de frontera política entre reinos, sino que puede utilizarse para definir otros tipos de límites, por ejemplo los de un campo.

La frontera como espacio de contacto puede corresponder a un espacio geográfico o puede ser de carácter simbólico aludiendo a un aspecto cultural, y a lo que denomina Grimson  “carácter sociohistórico del límite” [12] .

 La distancia entre la concepción moderna de frontera y la de las sociedades que estamos estudiando, obligan repensar los planteos de distintos estudiosos. Así, Edmund Leach, parte del concepto de distancia estructural de Evans Pritchard,  quien sostiene que “(…) no hay ninguna razón intrínseca para que las fronteras significativas de los sistemas sociales coincidan siempre con las fronteras culturales” [13] . Pero los trabajos de Barth han dado otro salto a esta cuestión, piensa a la frontera como zona de transición donde de la interacción cotidiana surge la identidad y los estigmas y que a su vez la identidad opera de forma organizacional entre los grupos marcando jerarquías.

Podemos también considerar las nociones que sobre frontera aporta Francisco Nocete que la pondera desde lo político: “La frontera  es un límite político coercitivo del Estado (…) implica el análisis de la relación ‘hombre hombre’ articulada con la relación ‘hombre / medio’, pues el límite del Estado, y en él el de la frontera, no sólo opera en el límite geográfico de la formación social, sino fundamentalmente en el límite de las fuerzas que forman y transforman las relaciones sociales.” [14] Que en nuestro ámbito geográfico de estudio la frontera administrativa en Mari implica, en palabras de Bertrand Lafont  “una realidad a la vez política, militar, fiscal y jurisdiccional” [15] . Donde la circulación del la información tenía para este período un único destino, el gran palacio de la ciudad de Mari. De uno de los recintos provienen los textos diplomáticos y cartas de los gobernadores al rey, hoy denominada sala 115. Esta sala, parece haber tenido gran importancia, para Margueron “la sala aparece como jugando un rol muy preciso dentro de la circulación del  palacio, ella se encuentra entre  la Casa del Rey y por la Segunda Casa que podría haber sido de las Mujeres” [16] , allí no solo se recibían las tabletas emitidas por los gobernadores, reyes extranjeros y  damas de la corte, también se hacían copias de las mismas. Se considera que el corpus epistolar de la época de Zimri-Lim es más numeroso con respecto al período anterior del rey asirio Samsi-Addu. La estructura administrativa del palacio tenía, siguiendo la descripción del autor “un centro de archivos bajo la dirección de funcionarios especializados”. [17]

  En cuanto a la división interna del país en fronteras administrativas entre las cuatro grandes provincias o distritos “(…)están bien marcadas y los gobernadores de cada una de ellas sabían donde terminaba su zona geográfica de competencia y donde comenzaba la de su colega.” [18] Dicha frontera no alude a la existencia material de un muro que demarque el límite sino, al  área de control que el gobernador tiene bajo su responsabilidad administrativa, donde a su vez operan también aspectos que tienen que ver con lo simbólico y los psíquico [19] , enmarcando una zona de control, orden y  buen gobierno.

Demos lugar a las fuentes que en su mayoría  pertenecen al gobernador Yaqqim-Addu de la ciudad de Sagaratum. Son cartas, donde la impronta de la oralidad ha quedado plasmada por el escriba como tantos otros signos de aquélla temporalidad. Un aspecto que es interesante recordar para este corpus documental es que la distinción entre la correspondencia “privada” o “pública” no existe para la sociedad del Éufrates medio, André Finet remarca este aspecto diciendo que: “desde que un individuo, hombre o mujer, aparece en el entorno del rey o en el mundo de los funcionarios, su vida privada  se vuelca en los dominios de la pública” [20]

 

 

 

 

 

“A mi Señor di esto….”

 

 

Así comienzan la mayor parte de las cartas seleccionadas donde el escriba redacta  los temas a informar,  como si el propio gobernador la escribiera. En la primer fuente se informa sobre la detención de unos beduinos:

 

“A mi Señor di esto: Así (habla) Yaqqim-Addu, tu servidor

            2 Zalmaqueos, gentes de Nihriya,

En el momento en que iban a entregar sus…

A   la casa(?) de …los a  (?)…

en estos  términos: “Halakumu, Hara…

…Yazrahum, 4 Haneos,

Los han  tomado prisioneros, en  mis…

Redes de pájaros

 Y han llegado a Dunnum.

Al salir de Dunnum,

Ellos los hicieron entrar a Bit-Akkaka.

Los  Zalmaqueos

…han deshecho

Las redes de su…

…Zuma-abi, Napsi(?)…

…los a  …y  a mi casa

Los ha  conducido… su detención

…no…

Por el hecho de que…

En  Sagaratum (se encontraban),

Yo me dije: “Es de temer que ellos

Informen a todos los que vendrán aca.”

Por otra parte unos mensajeros Zalmaqueos

Moran en Mari, yo no hice conducir

 A esos hombres a casa de mi Señor,

Pero  los hice conducir a la prisión

De Dur-Yahdun-Lim. Que mi Señor me escriba

(tal o ) tal  decisión sobre estos problemas de estos hombres.” [21]

 

 

Pero Yaqqim-Addu, quien ha procedido de acuerdo a su función, espera que sea el rey resuelva el destino de estos hombres:

 

 

“A mi Señor di esto: Así habla Yaqqim-Addu,

Tu servidor

Sobre el tema de los dos Zalmaqueos

Mi Señor me ha escrito en estos términos:

“Es de temer que su asunto se propague,

Los Zalmaqueos  no buscan…

Los 4 Haneos. Esos hombres,

Que se los venda

A los Suteos (más) alejados,, a los Yahmanu

O a los Almutu,

O también en cualquier lugar secreto

De donde no puedan volver a su país”

(Y esto es lo que mi Señor me ha escrito)

...los Haneos

Se han ido. Los hombres,

Quién será quien los venda a los Suteos?

 Seré yo quién deba venderlos?

Estos hombres a los  Suteos…

Sin siquiera hablar de los Suteos, se los podría poner para un intercambio (?)

…(quién) se (pre)sentará, y qué …

Su asunto se propagará ciertamente. Es por eso …

Que no hay que venderlos a esos hombres,

Pero es necesario que se les vacíen los ojos que se altere su estado?

O también que se les corten las lenguas,

Con el fin de que sus asuntos no se propaguen..

En mi carácter de servidor,

 que yo he escrito a mi Señor: que mi Señor …

…me escriba.” [22]

 

Al presentarse la venta de estas personas como una de las opciones, se nombran otros grupos con que el reino mantenían contactos e intercambios comerciales;  la mutilación de sus cuerpos y la consulta sobre qué partes ojos o lengua, nos remite a que fuera una práctica corriente para el destino de los que se habían ido de sus poblados. Fue común en Mari tomar como dependientes del templo a personas que habían sido mutiladas para no poder volver a su país de origen o contar lo que veían o escuchaban.

En la siguiente fuente, el gobernador pide un médico para curar a uno de los comerciantes que estaba bajo su servicio. Solicita que el médico sea traído en lo posible del reino de Mardaman!

 

 “A mi Señor Di esto:

Asi (habla) Yaqqim-Addu, Tu servidor.

Un comerciante que (está) a mi servicio/ bajo mi mando

Está enfermo: fuera de servicio

De su oreja, ha aparecido un abceso

Dos médicos

Que (están) a mi servicio lo medicaron,

Pero está mal no evoluciona.

                                   Al presente,

                                   Que mi señor me envíe

                                   El médico de Mardaman

                                   O un médico competente

                                   Con el fin que él  examine

                                   La enfermedad del comerciante

                                   Y que lo medique,

                                   De hecho que,

                                   Su enfermedad no se prolongue.” [23]

 

 

En el caso que sigue la información es enviada al palacio por una mujer de la corte, que informa sobre un mensaje que remite el dios Dagan al rey. El dios era uno de los más influyentes dentro del panteón mariota, su templo en la ciudad de Terqa, recibía peregrinos de todo el país y visitas de cortes extranjeras. Quizás este mensaje es una respuesta a una consulta al dios sobre las pretensiones del reino de Ennuna sobre Mari.  El extranjero en la  política mariota era siempre un potencial  enemigo y que en este caso lo estaba dentro de las fronteras del reino:

 

 

 “Di a mi estrella [24]

 Esto dice Inibsina:

                                    Algún tiempo atrás, Selebum, la assinum,

                                    decifró un oráculo y me comunicó esto

                                    para ti. Ahora una qammatum del dios Dagan

                                    de Terqa vino a mi y habló. Ella dijo:

                                   El pacificador del hombre de Esnnuna es falso:

                                    debajo de la paja corre agua!

 Yo lo recogeré en la red que yo anudo.

 Destruiré su ciudad y arruinaré su bienestar

 que vienen desde tiempo inmemorial.”

 Esto es lo que ella me dijo.

 Ahora, protégete! No entres a la ciudad

 sin consultar un oráculo! [25]

 

 

Aquí un fragmento de otra carta de Yaqqim-Addu a Zimri-Lim, informando sobre órdenes que ha impuesto a los intendentes:

 

 

“Otra (cuestión), cuanto a su casa de acá,

                        He dado  a (sus) intendentes

                        Instrucciones severas

                        Con el propósito de no poner  mano

                        Sobre (sus) esclavos, ni sobre cualquier cosa que sea.” [26]

 

 

Por último, siguiente fuente es una carta enviada por el rey Samsi-Addu (1812-1780) desde Subat-Enlil a su hijo Yasmah-Addu que estaba en Mari como regente (1798-1780), poniéndolo al tanto de que un grupo de personas se habían fugado de Mari:

 

 

“Di a Yasmah-Addu: así habla Samsi-Addu, tu padre.

Sin-iqisam, el músico, Gurruru, el barbero, hombre(s)

De Esnnuna, y Sillaya: estos 3 hombres se encontraban

En Talhayum y me encontraron. Ahora, ellos partieron

Y han huído a tu casa con sus familias.

Desde que tomes conocimiento de ésta mi tableta,

Sujeta  a esta gente bajo buena guardia

Que los conduzcan a mi casa, en Subat-Enlil.” [27]

 

 

Esta fuente es muy clara en cuanto a las tareas a seguir  para dar con los fugitivos: buscarlos, apresarlos, enviarlos ante el rey e interrogarlos.  Es curioso que sea el soberano estando al norte de la ciudad de Mari, quién informe al regente de la ciudad para que organice la detención de estos hombres. Por la descripción de sus oficios, podríamos inferir que su acción quizás responde a un cambio de lealtades, es decir servir a otro Señor.

 

 

Consideraciones finales

 

 

Los documentos nos ponen al corriente de la maquinaria administrativa y del conjunto de funcionarios que el poder moviliza al interior de su frontera. El circuito de información entre los altos funcionarios implicó un minucioso parte para que el rey pueda proveer, materiales o personas según la necesidad. Pero hemos visto también que al final de la carta,  el remitente siempre espera una respuesta por escrito del rey, dando a entender que la última palabra y la decisión sobre las diferentes cuestiones las tenía  el soberano.

Por otra parte el mecanismo de circulación y administración de la información, no tuvo un corte entre la dinastía asiria y Zimri-Lim, se puede ver esta correlación en los archivos del palacio, aunque existe una diferencia en cuanto a la cantidad de cartas que para la época del último rey mariota es superior.

El sistema de circulación circunscripto a las fronteras administrativas aquí analizadas, nos brinda situaciones que no siempre tienen que ver con cuestiones ‘económicas’ como ser: listas contables sobre censos a las parcialidades tribales o referencias a otro tipo de relevamiento de materias primas. El gobernador como alto funcionario del distrito  tenía que informar como si fuera los ojos y oídos del propio rey, sirviéndose del escriba como pieza clave e inicio del circuito de la información, que permitía el control de un vasto territorio de fronteras inestables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

 

-BARTH, Fredrik Compilador: Los Grupos Étnicos y sus Fronteras. Fondo de Cultura Económica, México, 1976.

- BRY, Paul: Des Regles Administratives et Techniques a Mari. Editorial Ausa, Barcelona. 2005.

-CHARPIN, Dominique: “La circulation des commercants, des nomades et des messagers dans le proche-orient amorrite (XVIII siècle av. J.C). En La Mobilité des Personnes en Méditerranée de l’Antiquité à l’Èpoque Moderne. École Francaise de Rome 341, sous la direction de Claudia Moatti. 2004. Pág. 53.

-DI BENNARDIS, Cristina: “Victimización, tolerancia, segregación. Las relaciones humanas en la Mesopotamia antigua”. En Claroscuro N° 1. Rosario, 2001.

------------------------------ “Identidad étnica y poder estatal en la Mesopotamia del III milenio a.C. Problemas de reconstrucción histórica.” En Revista de Asia y África, Vol. 33. Mayo-Agosto N° 2. México, 1998.

-DURAND, Jean-Marie: Documents Épistolarires du Palais de Mari. Les Éditions du Cerf, Paris. 2005.

-LAFONT, Bertrand:

-LIMET, Henri : “L’émigré dans la société mésopotamienne” en  VAN LERBERGHE, Karen y SCHOORS, Antoon : Inmigration and emigration within the Ancient Near East; Orientalia Lovaniensia Analecta; Leuven ; 1995; nº 65.

-LIVERANI, Mario : “Communautés de village et palais royal dans la Syrie du IIéme millénaire” en: Journal of the Economic and Social History of the Orient; 1975; Vol. 18; nº1.

-------------------------El Antiguo Oriente. Historia, Sociedad y Economía; Crítica; Barcelona; 1995 [1º ed. en Italiano 1991]

------------------------Más allá de la Biblia. Historia Antigua de Israel; Crítica; Barcelona; 2005 [1º ed. en Italiano 2003]

--------------------------Relaciones Internacionales en el Próximo Oriente antiguo, 1600-1100 a.C. Ediciones Bellaterra, Barcelona. 2003. [1° ed. En ingles 2001].

-MATTHIAE, Paolo: “Frontières de l’espace urbain: observations sur la forme, l’histoire et l’idéologie” Papers presented to the XLIV Reencontre Assyriologique Internationale,  Venezia, 7-11 July 1997.

-NAGEL, Joanne: “Construyendo la etnicidad: creando y recreando la identidad y la cultura étnica”. Universidad de Kansas.

-ROWTON:  “Dimorphic Structure and the parasocial element”. En  JNES 36 Nº 3 (1977).

 

 

 

 

 



[1] Estudiante de la carrera de Historia, auxiliar de segunda ad-honorem de la cátedra Asia y África I de la Fac. de Hum y Artes, UNR. Miembro del Centro de Estudios sobre Diversidad Cultural (CEDCU).  Becaria del proyecto de investigación, bajo la dirección de la Dra. Cristina I. Di Bennardis, Mag. Jorge Silva Castillo y el Dr. Ianir Milevsky  “Los Amorreos en Mari en siglo XVIIIa.C.: Relaciones Complejas, Poder Estatal y Poder Tribal. Ámbitos Urbano, Aldeano y Pastoril”.

[2] Lafont, Bertrand: “Le Proche-Orient à l’ èpoque des rois de Mari: un monde sans frontieres?” Papers presented to the XLIV Reencontré Assyriologique Internationale. Edited by L. Milano, S. de Martino, F.M. Fales, G.B. Lanfranchi. Padova, 2000. Pág. 51.

[3] Liverani, Mario: Relaciones internacionales en el Próximo Oriente Antiguo, 1600-1100 a.C. Ediciones Bellaterra, Barcelona, 2003.  Pág. 25

[4] Bouvet, Nora E.: La escritura epistolar. Eudeba, Buenos Aires, 2006. Pág. 38.

[5] Bouvet, Nora E.: Ibid.  Pág. 24.

[6] Di Bennardis, Cristina: “Identidad étnica y poder estatal en la Mesopotamia del III milenio a.C. Problemas de reconstrucción histórica.” En Revista de Asia y África, Vol. 33. Mayo-Agosto N° 2. México, 1998.

[7] Heimpel, W.: Letters to the king of Mari. A new translation, with Historical Introduction, notes and commentary. Eisenbrauns, Winona Lake, Indiana, 2003. Traducción: Ma. Soledad Eschoyez García 2005. Pág. 9.

[8] Postgate, J.N.: La Mesopotamia arcaica. Sociedad y economía en el amanecer de la historia. Ediciones Akal. Madrid, 1999. [1992, primera edición en inglés.]. Pág. 15.

[9] Di Bennardis, Cristina: “Victimización, tolerancia, segregación. Las relaciones humanas en la Mesopotamia Antigua”. En Claroscuro N° 1. Rosario, 2001. Pág. 186.

[10] Birot, Maurice: Lettres de Yaqqim-Addu Gouverneur de Sagaratum. Libraire Orientaliste Paul Geuthner, S.A., París. MCMLXXIV. “Introduction” Pág 1 -4.

[11] Charpin, Dominique: “La circulation des commercants, des nomades et des messagers dans le proche-orient amorrite (XVIII siècle av. J.C). En La Mobilité des Personnes en Méditerranée de l’Antiquité à l’Èpoque Moderne. École Francaise de Rome 341, sous la direction de Claudia Moatti. 2004. Pág. 53

[12] Grimson, Alejandro: Fronteras, naciones e identidades. La periferia como centro. En pág. 17.

[13] Ibid. Pág.18.

[14] Nocete, Francisco: “Estómagos Bípedos / Estómagos políticos”. En Arqueología Espacial.  Pág. 129 y 139.

[15] Op. Cit. Nº 2. Pág.52.

[16] Margueron: “vuelques remarques concernant les archives retrouvées dans le palais de Mari”. 30 RAI. Pág. 149.

[17] Ibid. Pág. 152.

[18] Ibid.

[19] Matthiae, Paolo: “Frontières de l’espace urbain: observations sur la forme, l’histoire et l’idèologie”  RAI XLIVPág. 50.

[20] Finet, André: “Tipologie des lettres des archives ‘royales’ de Mari”. RAI Nº 30. Pág. 159.

[21] ARM XIV, 77  Lettres de Yaqqim-Addu. Gouverneur de Sagaratum. Trascrites, Traduites et Comentes par Maurice Birot. Traducción del francés: Verónica Lazarte & Susana Casablanca.

[22] ARM XIV, 78. Ibid. Traducción: Verónica Lazarte & Susana Casablanca.

[23] ARM XIV 3.  Ibid. Traducción: Verónica Lazarte.

[24] Para Nisiinen el término estrella es usado por las señoras del círculo íntimo a Zimri-Lim.

[25] ARM 26 197 (= A. 1047 =ARM 10 80). En  Nisinne Traduc. Verónica Lazarte.

[26] ARM XIV 4. Traducción: Verónica Lazarte.

[27] Op. Cit. Nº14. Tomo II  Pág 89. Traducción: Susana Casablanca .

Diseño carátula Natalia Haupt Benegas laikayroco@yahoo.com.ar - Programación Carlos Lombardi lombardi@bariloche.com www.hostingsbariloche.com.ar